Espinacas

  • Familia: Amarantáceas (Amaranthaceae)
  • Descripción: Se caracterizan por tener hojas grandes, de forma ovalada o lanceolada, con un color verde oscuro. Las hojas son suaves y tiernas, y se consumen principalmente por sus propiedades nutricionales y su versatilidad en la cocina.
  • Crecimiento: Las espinacas son plantas anuales que crecen en forma de roseta. Alcanzan una altura de aproximadamente 20-30 cm. Las hojas se desarrollan desde el centro de la roseta y pueden ser cosechadas a medida que crecen, lo que permite que la planta continúe produciendo nuevas hojas.
  • Cuidado y necesidades: Las espinacas prefieren un clima fresco y templado. Tolera bien el frío y puede ser cultivada en primavera y otoño. Requieren suelos ricos en materia orgánica, bien drenados y ligeramente ácidos. Es importante mantener el suelo húmedo, pero evitando el encharcamiento. El riego regular y constante es esencial para un buen crecimiento. En cuanto a la fertilidad del suelo, se recomienda enriquecerlo con compost o abono orgánico antes de la siembra.
  • Propiedades nutritivas: Las espinacas son reconocidas por su alto contenido de nutrientes. Son una excelente fuente de vitamina A, vitamina C, vitamina K, ácido fólico, hierro y calcio. También contienen antioxidantes y fibra dietética. Las espinacas se han asociado con beneficios para la salud ocular, la salud ósea, la regulación de la presión arterial y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Son bajas en calorías y se consideran un alimento saludable para incluir en una dieta equilibrada. Se pueden consumir crudas en ensaladas, cocidas al vapor, salteadas o agregadas a platos como sopas, guisos y batidos verdes para aprovechar sus propiedades nutricionales y su sabor suave.